Tratamientos capilares

Si quieres gozar de un cabello hermoso y radiante, debes tener presente que no hay que conformarse con solo lavarlo, es importante que le des el mantenimiento adecuado para así mantenerlo alejado de los daños a los que es expuesto normalmente.

Al igual que nosotros, nuestro cabello también puede sufrir enfermedades que requieran ser atendidas, de allí que existan tratamientos que se adapten a cada circunstancia y tipo de cabello. Antes de mencionar cuales son, nos gustaría hablarte un poco acerca de los tipos de cabellos, para que así sepas cuál es el que mejor te beneficia.

Tipos de cabello

  • Normal. Se trata de un tipo de cabello cuya producción de grasa es la necesaria, lo cual resulta en que el cabello cuente con buena elasticidad y brillo. Es considerado un tipo de cabello saludable, pero aun así, no te debes confiar, debes darle mantenimiento con frecuencia, además de hidratación cada quince días.

  • Reseco. En este caso la producción de grasa es muy poca, lo que hace que el cabello se vuelva bastante frágil y algo quebradizo. Es un tipo de cabello que se enreda con facilidad y de un aspecto áspero y con horquetillas. Las personas que tienen un cabello reseco, es necesario que le realicen mantenimiento tres veces a la semana, con su shampoo y acondicionador, además de aplicar crema hidratante y crema humectantes cada 2 semanas.

  • Grasoso. Como su nombre lo indica este cabello se conoce por tener mucha producción grasa. En este caso, se debe asear el cabello con más frecuencia y con un shampoo suave y lociones capilares. El aspecto de un cabello grasoso, es el brillo exagerado y la falta de volumen.

  • Fino. Se trata de un cabello cuya hebra es bastante delgada, y con poco o nada de volumen. En este caso, se le puede aplicar tratamiento en dos partes, primero liquido cada 8 días y después cremoso cada 15 días.

  • Teñido. A pesar de que hoy por hoy, los tintes son de lo más común, la verdad es que pueden causarle daños a nuestro cabello sino se le da los cuidados necesarios. Este tipo de cabello se debe lavar con frecuencia, hidratarlo cada quince días y administrarle mascarillas capilares por lo menos una vez al mes.

Diferentes tratamientos capilares

  • Acondicionador. Estos deben ser aplicado al final del proceso de aseado del cabello, y los podemos dividir en al menos dos clases.

    • Acondicionador fortificante. Estos desarrollan una capa que evita el desgaste y le aporta vitamina que penetra hasta el interior del cabello. Por su parte, es posible que cuente con algunas proteínas como la queratina, protector solar y extractos de algunas ceras frutales ideales para darle luminosidad al cabello. Se puede usar todos los días.

    • Acondicionador Revitalizante. Este debe ser administrado al tercer día, sin importar el tipo de cabello, su fórmula se encarga de humectar y darle algo de textura sedosa al cabello. Es especialmente útil para aquellas cabelleras que se han expuesto a muchos tintes o incluso a permanentes.

  • Ceras. En la actualidad son muy utilizadas, gracias a sus excelentes características protectoras, que brindan al cabello luminosidad y consistencia.

  • Ampolletas. Este tipo de producto cuenta con proteínas y aceites que le dan al cabello mucho brillo, consistencia y vitalidad. Se recomienda usarlas de 8 a 15 días.

  • Mascarillas. Estas cuentas con propiedades de hidratación y reparación mayores que los acondicionadores; eso hace posible que el cabello se vuelva más resistente, suave y con mejor elasticidad. Este se debe aplicar después de lavar el cabello y dejarlo según el límite de tiempo descrito en la etiqueta.

  • Lociones capilares. Las formula con que es desarrollada las lociones capilares, a las que también se les llama tónicos, son especialmente utilices para tratar a personas que sufren de calvicie o también, a las que padecen de pediculosis.

  • Reparador capilar. La función de estos reparadores es la de unir esas hebras que se encuentran ligeramente separadas y que dan la impresión de erizadas. Este contiene entre sus propiedades, silicona. El cual, es esencial para proteger el cabello de daños externo y de la humedad, permitiendo que se vea más brillante y suave al tacto.

  • Shampoo medicinal. Se trata de ese tipo de shampoo con características aseadoras y sustancias activas, perfectas ante problemas de caspa y otras afecciones como la psoriasis y dermatitis seborreica.

Tratamientos para la pérdida de cabello

  • Finasteride. A través de esta capsula se impide la actividad realizada por los andrógenos que afecta al folículo piloso, debido a que son los responsable de que el ciclo capilar sea más apresurado. Este es un tratamiento es principalmente, para los hombres.

  • Minoxidil. Este tratamiento es administrado de forma tópica, y ayuda que el cabello cuente con una mayor dilatación de cuero cabelludo, lo cual hace posible a que haya un incremento en la sangre que pasa por las raíces capilares, de manera que disminuye la caída del cabello.

  • Laser. Este contribuye a que el metabolismo celular incremente, y que en las raíces capilares exista una mejor circulación sanguínea, lo cual, ayuda a que los folículos pilosos se fortalezcan y se impulse al crecimiento del cabello.